Jóvenes científicos, en Zorrotza y Otxarkoaga

  Niños de entre 10 y 12 años realizan un taller de un horno solar con cartones y aluminio para después poder cocinar dentro de él. Es una de las actividades que se desarrollarán en las colonias de día en Zorrotza, que se realizarán por primera vez, y en Otxarkoaga por segundo año consecutivo, bajo el nombre BIZILABE. Un programa para fomentar las llamadas competencias STEAM, relacionadas con la ciencia, tecnología, ingeniería, el arte y las matemáticas. Otro de los objetivos de este programa es construir una sociedad basada en la convivencia, la diversidad e inclusión o la igualdad. Estas colonias de día cuentan con 485 plazas destinadas además afamilias en situación de vulnerabilidad. Además, este año también participarán niños llegados desde Ucrania residentes en Bilbao, ofreciéndoles así un espacio de ocio, entretenimiento y relación con los demás niños. La concejala de Juventud y Deporte, Itxaso Erroteta, señala que el objetivo de estas colonias es acercar la ciencia a todos los barrios de la Villa y ofrecer a los niños la oportunidad de desarrollar habilidades científicas y tecnológicas de manera divertida en un espacio y tiempo de ocio. Además, también ofrecen actividades para los aficionados al deporte o la música con el objetivo de satisfacer los gustos de los más jóvenes de la manera más “amplia” posible, por todos los distritos de la Villa. Se estima que a lo largo de todo el verano participarán más de 6.000 niños de entre tres y dieciocho años.

POSIBLES CIENTÍFICOS

Desde el programa BIZILABE, uno de los objetivos de los trabajadores es acercar la ciencia a la vida cotidiana de los jóvenes. “ Queremos que sepan que no sólo se trata de estar en un laboratorio haciendo experimentos”, ha señalado Alazne Berguices, monitora del programa. De esa manera intentan motivar a los jóvenes para que probablemente cuando crezcan deseen tener una carrera científica. Así mismo, quieren inculcar a las chicas que la ciencia también puede ser un espacio para ellas. Izaro, una de las participantes del programa, cuenta que la ciencia le parece “muy curiosa” y cree que ésta podría llegar a inspirar a muchos niños. “Una vez en el colegio entrevisté a un científico famoso, para un trabajo, y me parecía muy interesante lo que contaba ya que había descubierto la cura para muchas enfermedades”, señala. Aitz, otro de los participantes, señala que de mayor le gustaría ser profesor de matemáticas, y cuenta que nunca había hecho un experimento como el que han realizado hoy, y que le ha gustado: “Había hecho algún experimento de otro tipo en casa pero nunca un horno solar. Me ha gustado mucho la experiencia”.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.