Gaztegune -Otxarkoaga

El Área Joven , es un lugar de encuentro con tus amigos/as en el que te vas a encontrar con conexiones a Internet, play station, wii, pin pon, juegos de mesa, talleres, salidas y otras ideas divertidas para tu tiempo libre.

Si tienes más de trece años, pásate, te gustará lo que encontrarás.

HORARIOS: DE LUNES A SÁBADO DE 5 A 8 DE LA TARDE

Último entretalleres del año

Este Domingo, se puso punto final al entretalleres por este año.

El buen tiempo acompañó y muchisimos niños disfrutaron tanto de los talleres, juegos, y de los malabares. Por ultimo Nilda la contacuentos puso el boche final con sus cuentos.

La proxima cita el año que viene en la plaza Ugarte…ya iremos concretando las fechas

Haurgune/Área infantil

El Área Infantil es un espacio lúdico-educativo situado en el Centro Cívico de Otxarkoaga, destinado a niñ@s entre 5 y 12 años. El horario es de lunes a viernes desde las 17:00 hasta las 20:00 de la tarde. Las actividades realizadas en el Área Infantil son ; juego libre ( juego de construcción , juego simbólico, juegos de mesa, etc), juego dirigido, talleres (manualidades), informática, gimnasio, piscina, cine, etc. Anímate y pasa un buen rato con nosotr@s.

Presentamos Radio Tular Irratia

En el 107.9 del dial la radio en FM de Otxarkoaga, con todo tipo de programas, música, noticias, agenda, debates, ocio, deporte y cultura, las veinticuatro horas del día contigo.

Puedes consultar la progamación en el icono de Radio Tular en “Nuestrs Páginas”

Vecinos de Otxarkoaga reciben disparos en sus casas de cazadores incontrolados

Residentes de Arbolantxa aseguran que se caza con niebla y muestran marcas de perdigón en las ventanas

Vecinos de Otxarkoaga reciben disparos en sus casas de cazadores incontrolados

LORENA GIL en El CorreoDigital

AFECTADA. Justa Leguina muestra los agujeros de perdigones que presenta una de las persianas de su caserío. / MITXEL ATRIO

Vivir en el campo no es siempre sinónimo de tranquilidad. Justa Leguina, residente en el número 96 de Camino Arbolantxa, que se adentra en la zona de Santa Marina, hace muchos años que evita salir de su caserío a primera hora de la mañana. No es que le cueste desperezarse, sino que tiene «miedo a recibir un perdigonazo». Grupos de cazadores recorren el alto de Otxarkoaga, donde esta práctica está limitada, en busca de alguna presa, pero los que sufren el fuego cruzado son los vecinos. En más de una ocasión se han visto obligados a llamar a la Policía. Ayer, el primer disparo se escuchó minutos antes de las siete de la mañana. El último, sobre las diez.

María Ángeles, hija de Justa, ata a uno de sus perros para que la periodista pueda acceder al caserío. Las vistas de Bilbao son inmejorables. «Sí, pero mira las ventanas», señala Leguina con la mano. Las persianas de la casa están repletas de agujeros, «impactos de disparos», prueba de que los cazadores no respetan la distancia de seguridad marcada por ley. La normativa autonómica aprobada por el Parlamento establece que debe existir una distancia mínima de cien metros entre una zona de caza que no sea un coto y un núcleo habitado. Los perdigones más utilizados en Euskadi tienen un recorrido de entre 60 y 80 metros. «Cuando les dices algo, siempre te contestan que no están tirando hacia la casa. ¿Menos mal!», se indigna Justa, de 73 años.

Los fines de semana, el estruendo de las escopetas se hace mucho más patente. «Las escuchas como si estuviesen al lado de casa. Mi nieta de tres años se quedó un día a pasar la noche y me dijo que no podía dormir porque le daban sustos», describe Leguina, que tiene que «aguantar» cómo los cazadores aparcan sus vehículos a dos metros de su caserío. «Vienen en tres o cuatro coches y traen hasta a sus críos», comenta.

Evitar enfrentamientos

Justa Leguina no es la única que padece el acecho de los ‘escopeteros’. María Encarnación Gómez, que vive en el número 24, se queja de que «no respetan» ni siquiera cuando hay niebla. «Mi padre era cazador y en esas condiciones no estaba permitido disparar», apunta. La mala visibilidad es uno de los peores enemigos de esta práctica. Izaskun Elorriaga escribió la pasada semana una carta al alcalde, Iñaki Azkuna, denunciando los hechos. Elorriaga, que reside en el número 90 de Camino Arbolantxa, censuraba que los cazadores «invaden el barrio rompiendo la tranquilidad de sus vecinos». Por ello, solicitaba mayor control por parte del Ayuntamiento para que «los residentes podamos seguir el curso de los días. Hasta ahora, nos resulta imposible salir a la calle, a la huerta o a dar un paseo por estar convertida la zona en un área de combate a tiro limpio», concluía.

Izaskun y Arantza, que viven una frente a la otra, alertaron el pasado viernes a la Policía Municipal de la presencia de cazadores en la zona. «Se presentaron. Nos dijeron que sólo podrían hacer algo si les cogían ‘in fragantti’ y que no nos enfrentáramos a ellos», puntualiza Arantza, que todavía recuerda cómo hace años un perdigón alcanzó a una vecina en el ojo. «Ellos te aseguran que tienen licencia y seguro, y a nosotros sólo nos queda la impotencia», coinciden.

Basasagu Natur Taldea

La ultima incorporacion a nuestro trabajo: la Asociación ecologica Basasagu con mas de 20 años, se ircopora a TENDEL, eso si, respetando la labor que se ha realizado,como si independencia  a la hora de organizar.

Pretendemos ayudar en la labor  de fomentar el estudio y divulgación de la Naturaleza, en todos sus campos, flora, micología, mineralogía y fauna,

 

Para la consecución de dichos fines llevamos a cabo, previo cumplimiento de los requisitos legales establecidos, las siguientes actividades:

 Estudios faunísticos y botánicos. Exposición pública y divulgación de dichos trabajos.Excursiones y visitas. Trabajos de campo. Colaboración con otros grupos. Campañas de sensibilización y protección del Medio Ambiente.Concursos.Audiovisuales. 

Y otras manifestaciones culturales en pro del crecimiento cultural y personal de nuestros socios y desarrollo de nuestra Asociación.