La senda que dibuja el futuro

TODAVÍA hay gente que piensa en los demás y vosotros sois ejemplo de ello”. Con estas palabras alabóGorka Martínez, director de BBK, a los galardonados en los III BBK DEIA Elkartasun Sariak. Fue una noche en la que se puso en valor que la solidaridad está presente “en la naturaleza de este país”, tal y como remarcó Iñaki González, subdirector de DEIA, y ahondó Iñigo Pombo, concejal de Acción Social del Ayuntamiento de Bilbao afirmando que “el trabajo en red es bueno”.

El apoyo a los demás, la apuesta por la colaboración entre los ciudadanos marcó una gala en la que Carlos Bargos Cucó, director de Cáritas, explicó en su ponencia Solidaridad 4.0, que “hay que tratar de huir de la solidaridad en la retina, esa que se disuelve como un azucarillo” y apostar “por una solidaridad inteligente, con denuncia, con acción directa y sólida”.

Los más jóvenes fueron los primeros protagonistas. Los miembros del Proyecto Gugaz de Güeñes comentaron que hace unas semanas han estado “conviviendo con un grupo de senegaleses para que se lleven allí la realidad de aquí”. El espíritu joven es el que guía a la Asociación Tendel de Otxarkoaga que animaron a los presentes “a coger el metro, ir al barrio y ver que es solidario”.

En el ámbito de la exclusión y de la ayuda a los más vulnerables tienen una larga trayectoria los miembros de CEAR-Euskadi, que subrayaron que “la UE ha incumplido los acuerdo” para acoger refugiados que solamente “intentan llegar a un país seguro”. En Barakaldo, laAsociación Goiztiri tiene también un amplio recorrido en esta línea de actuación. “Hemos hecho una apuesta muy fuerte por las personas más vulnerables y tenemos que dar una respuesta en conjunto”, reseñaron sus responsables que insistieron en que uno de los objetivos “es recuperar la dignidad” de todas las personas que acuden a los recursos de su entidad.

Por un proyecto inclusivo apostaron hace años en AmiArte, una asociación que a través de diferentes disciplinas artísticas demuestra que “el arte permite conectar con el alma humana”. Ese alma que quieren expandir “llenando Bilbao de color y solidaridad”.

“Si no somos solidarios con nuestros hijos, con quién lo vamos a ser”, se cuestionó Mikel Pulgarin, presidente de Apnabi, que desde hace 40 años ha luchado “por incluir en la sociedad a personas con autismo” y recordó en los inicios de la entidad “eran niños pero crecen y ahora hay una población adulta”. Otra de las instituciones a las que recurren las familias cuando necesitan ayuda es la Fundación Gizakia. Rafael Cortés insistió en que “siguen existiendo adicciones y la número uno es el alcohol, seguida de la cocaína”, aunque la “banalización del cannabis” está causando estragos entres los más jóvenes.

Sin embargo, las asociaciones no serían lo que son hoy en día sin que un gran número de personas les acompañara en su camino. Son los voluntarios, “a los que hay que darles valor”, y que tienen en Bolunta a un referente. Su coordinadora, Leire Ortiz de Zarate, afirmó que la solidaridad “es una de las características de Bizkaia” y que “nuestro trabajo es estar al lado de la asociaciones, trabajando todos los días”.

En definitiva, una gala que puso en valor esa labor callada y que, a veces, pasa desapercibida. Entre las personas que acudieron a la entrega de premios se encontraban Maite Iturrate, Iñigo Zubizarreta, Javier Galparsoro y Patricia Bárcena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.